Trinomio emprendedor

Encuéntrame en
twitterlinkedininstagram

Comparte con tu red
facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

trinomio

Estado, personas y academia, forman un trinomio dinámico para el desarrollo de una cultura emprendedora con sostenibilidad. Estas tres partes tienen que trabajar al mismo ritmo para poder lograr el objetivo de crear una sociedad emprendedora. Cada parte tiene sus características particulares pero que al unirse suman y generan un impacto social.

A veces el Estado se convierte en el principal enemigo de los emprendedores, especialmente desde el gobierno local (municipios), cuando establece una serie de trabas burocráticas al momento de la formalización de un negocio, llegando a convertirse en el principal promotor de la informalidad. Los municipios tienen la responsabilidad de fomentar los emprendimientos dando las facilidades necesarias para que puedan ingresar a la economía formal. Es contradictorio que por un lado se esté motivando a la gente que haga negocio y por otro lado se estén creando trabas para su establecimiento. Nos quejamos de la informalidad de los microempresarios, pero, ¿que se está haciendo para evitarlo?, de nada sirve cerrar un negocio y ponerle una multa, brindémosles las facilidades, no hay necesidad de inventar trámites sin sentido con la finalidad de recaudar unas cuantas monedas más para el fisco, esa es mentalidad cortoplacista. Enfoquémonos en que si tenemos un negocio instalado, habrán más alternativas de desarrollo, las cuales generarán un círculo virtuoso en la comunidad: más oportunidades de empleo, más ingresos, menos pobreza, menos delincuencia, menos gasto social y una mayor recaudación fiscal para obras de infraestructura.

Por otro lado, cada persona también es responsable de este proceso emprendedor. Admiro mucho cuando voy por la calle, a las personas que están trabajando bajo el intenso calor del día y sin protección solar; aquellos emprendedores que quieren ganarse el sustento de manera digna, que no esperan que el papá grande “Estado” les solucione los problemas. Estas personas son las que tienen la actitud necesaria para salir adelante. Me refiero a aquellos que venden productos acorde a las necesidades del mercado: vendedores de fruta, juguetes, agua, gaseosas, etc. No me refiero a aquellos que han hecho su oficio de la extorsión y la autocompasión, como sucede con el caso de los limpiaparabrisas o los cuidacoches, que prácticamente imponen su servicio innecesario. Toda persona, desde el lugar donde se encuentre tiene el deber de ser productiva, de aprovechar el tiempo al máximo y dar resultados.

Finalmente, la academia, representada mediante los centros educativos de todos los niveles de enseñanza, también tiene su parte en el desarrollo de lo que se suele llamar un ecosistema emprendedor. Formar personas con una mentalidad menos dependiente del Estado, que tengan esa actitud de emprender como empresarios, profesionales, artistas u otra actividad, es fundamental para el desarrollo económico y social del país. ¡Es tiempo de emprender! ¡Que tenga un buen día y que Dios le bendiga y guíe!

© Guillermo Cabanillas Holguín, 2015. Puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia

Encuéntrame en
twitterlinkedininstagram

Comparte con tu red
facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
El emprendedor que sirve
Chile y su segunda Copa América