La señora Tramitología

                guiaautonomos-300x200tramites

Muchas personas tienen ideas muy buenas para emprender una empresa. Se la pasan pensando y planificando, conversando con los posibles socios o inversionistas. Por más pequeña que sea la idea existe una etapa de gran entusiasmo en trabajar por ella. Hasta que de tanto pensarlo, llega el momento que deciden dar los primeros pasos para hacerla realidad. Y como su interés es hacer todo formalmente, con miras a crecer y desarrollarse, buscan ayuda de un abogado y empiezan a hacer las gestiones para dar inicio al negocio. Pero de pronto se encuentran con la enemiga de los emprendedores: La señora Tramitología, creada por el mismo Estado.

El Estado tiene en su discurso la palabra “emprendedores”, crea programas dedicados a ellos y los capacita. Pero en este proceso, vemos que el gran problema surge cuando los emprendedores quieren llevar su idea a la práctica. Es en ese momento que desde las municipalidades hasta el gobierno nacional, les ponen las diversas barreras, convirtiéndose el Estado en un ente con dos caras opuestas, siendo por un lado promotor y por otro lado el ente que cierra puertas.

Parece que fuera imposible dar un paso adelante, pero debemos tomar como ejemplo lo que ya se viene haciendo en otros lugares. Quiero destacar el caso de México, que el último 9 de febrero, su Cámara de Diputados aprobó una ley histórica para los emprendedores, y este debería ser el camino a seguir por la mayoría de países. Su ley se denomina “Ley de empresas en un día y costo 0”, gracias a esta iniciativa legislativa, los emprendedores mexicanos, mediante un portal web, realizarán de manera virtual en solo dos horas y a costo cero, todo el proceso legal desde la selección del nombre, los documentos notariales (actas y estatutos), inscripción en los registros públicos, registro tributario y seguro social. Anterior a esta ley, los mexicanos requerían más de 70 días para este proceso, e invertían en promedio 16000 pesos mexicanos (algo más de 850 dólares).

Este es un ejemplo de cómo la sociedad civil se agrupa y plantea alternativas. Y por otro lado el Estado realiza una correcta lectura de la situación y necesidad de los emprendedores. Estoy seguro que esta medida va a generar un impacto muy importante en la economía de México, y debería ser el ejemplo a seguir por los demás países latinoamericanos. Solo una mente limitada puede pensar en querer sacarle dinero a los emprendedores en trámites innecesarios, bloqueando el proceso y quitándoles tiempo para operar en sus negocios. En vez de darles facilidades para que de inmediato se formalicen y empiecen a operar, generar ingresos, y contribuir lo más pronto posible al Estado con sus tributos. Los emprendedores no necesitan del Estado, el Estado necesita de los emprendedores. Así, que sigamos este tipo de medidas y no busquemos excusas para quejarnos de la informalidad. Es tiempo de decirle adiós a esa enemiga de los emprendedores, la señora tramitología.

¡Que tenga una excelente semana! ¡Dios le bendiga!

©Guillermo Cabanillas Holguín, 2016. Puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.


Encuentro de dos viejos amigos

                460peru_cnt_9nov09_istock_b

Las relaciones de hermandad y solidaridad entre el Perú y el Paraguay, se remontan a casi dos siglos, destacando la participación del guaireño Don José Félix Bogado en el proceso libertador que definió la independencia del Perú. El 10 de julio de 1822, 18 días antes que el Perú cumpliera su primer año del grito de independencia, se establecían las relaciones diplomáticas entre ambos países. Años más tarde, se manifestaría la solidaridad del Perú, mediante su Canciller Don Toribio Pacheco y Rivero, al condenar y exponer ante otras naciones, el rechazo del Perú a la masacre realizada al Paraguay por parte del grupo de países aliados en la terrible Guerra Grande.

A lo largo de los años ha existido una relación muy cordial y sin conflictos. Como aquellos buenos amigos, que por temporadas no se comunican debido a sus agendas particulares, pero cuando tienen la ocasión de encontrarse, no dudan en estar presentes. Paraguay es el hogar de una comunidad de más de 5000 peruanos, que en su mayoría buscaron opciones por la crisis que vivió el Perú entre los años setenta y ochenta. De la misma manera, actualmente existe una comunidad importante de paraguayos residentes en diferentes partes del Perú.

A raíz de esto, es muy grato ver las acciones que están realizando un grupo de paraguayos y peruanos, para crear y fortalecer alianzas comerciales entre ambos países, rescatando esos vínculos de amistad de tantos años. Esta iniciativa que está promoviendo la Embajada paraguaya en Lima para insertar al Paraguay en un nuevo nivel de relacionamiento comercial con el Perú, es de gran importancia y verá sus frutos en el corto y mediano plazo.

La creación de la Cámara de Comercio Peruano Paraguaya en Lima, y su homóloga Cámara de Comercio Paraguaya Peruana en Asunción, es una muestra de ese compromiso de explorar oportunidades de emprendimientos entre estos países hermanos. Ambos cuentan con una economía en crecimiento, pero con un alto riesgo de caer en recesión, debido a la actual crisis que ya está afectando seriamente a socios comerciales tradicionales como Brasil y Argentina.

Entre el Perú y el Paraguay, se puede generar una serie de oportunidades para emprendimientos de diversos rubros, sumados a los que ya existen a la fecha. Si vemos que la demanda de nuestros mercados tradicionales está disminuyendo, la reacción natural es identificar nuevos mercados. Por tal motivo, una fuerte relación comercial entre el Perú y el Paraguay, generará mayores fuentes de ingreso para emprendedores de ambos países, especialmente para PYMES, que son las células del desarrollo económico.

Como peruano y tras haber vivido unos años en el Paraguay, me da mucha alegría que estos dos viejos amigos se vuelvan a encontrar, pero no para una charla más, sino para trabajar de manera conjunta y sostenida en la búsqueda de nuevas oportunidades para sus emprendedores. A los paraguayos les digo: ¡Tapehuahe Poraite che Perú rohayhueteva!

¡Dios bendiga el Perú y el Paraguay!

©Guillermo Cabanillas Holguín, 2016. Puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.


Un servicio o un favor

                                                         1132007.large_

Cuando vamos a realizar un trámite en alguna institución pública, nos llama la atención la cantidad de requisitos que muchas veces nos solicitan y a veces el pago que se tiene que realizar por un documento cuyo costo real es mínimo. Por ejemplo, vamos a un determinado ente estatal a legalizar un documento, y por el servicio de poner una firma y un sello nos cobran una suma que supera a leguas el esfuerzo de poner un adhesivo. Uno se pregunta, si por poner un sello cobran por ejemplo $20, y este adhesivo realmente no cuesta más de $1, ¿dónde se van los $19 restantes? Muy sencillo, y no hay que ser experto para averiguarlo, es “vox populi”, el saldo restante se va en pagar toda esa burocracia que será la encargada de pegar ese holograma en el documento.

El ciudadano lo sabe, quien no lo tiene claro muchas veces es el funcionario. Y esto se nota en el trato que brindan a los usuarios (sin afán de generalizar, porque también he visto muchos funcionarios comprometidos con su labor, y para colmo suelen ser los más discriminados). Pero es lamentable cuando un trabajo se hace con la actitud equivocada, como si fuera “un favor que se hace”, sin ser consciente que es un servicio, por el cual se está pagando cientos de veces más de su costo real.

La cultura emprendedora no debe limitarse al sector privado, también necesitamos funcionarios con actitudes emprendedoras, que tengan la capacidad de dar lectura a las diversas situaciones y actuar con empatía y proactividad. Necesitamos contar con personas dispuestas a brindar un servicio al ciudadano, que rompan ese círculo vicioso, y devuelvan a la función pública el prestigio que se merece.

Es triste la imagen que tiene la población sobre el sector público. Muy pocos funcionarios pueden salir por la calle diciendo con alegría donde trabajan. Algunos de ellos le ponen mucho esfuerzo a sus labores, pero aun así, la gente asocia su trabajo con lo fácil o con un cupo político. Veo que cada vez se están haciendo esfuerzos para darle mayor transparencia y dar mayores oportunidades mediante diversos concursos de méritos, pero a pesar de esto, existe todavía un largo camino por recorrer para darle una total confianza a la ciudadanía.

Es necesario fomentar el desarrollo de competencias emprendedoras en todos los niveles de la función pública. Cambiar la mentalidad de cumplir horario, por la de enfocarse en dar resultados. Romper esa idea que para hacer un trámite en un ente estatal, es necesario tener un conocido. Despertemos las actitudes correctas en los funcionarios para que contribuyan a la productividad de las organizaciones cuyos verdaderos dueños son todos los ciudadanos.

¡Que tenga una excelente semana! ¡Dios le bendiga!

©Guillermo Cabanillas Holguín, 2016. Puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.


Emprendiendo en la historia

                                                        650_1200

A lo largo de los siglos, existen historias de emprendedores que han asumido riesgos, convirtiendo sus intenciones en acciones. Para los que creemos en Dios, nuestra esperanza está en su soberanía y que tiene todo bajo control. Él nos ha dado talentos, incluyendo la creatividad para emprender, impulsándonos en el camino a ser fuertes y valientes. Tal como se lo expresó a Josué en el momento que junto con Caleb emprendió el viaje de exploración a esa tierra desconocida que sería la prometida (Josué 1:9), y se convertiría en el lugar de descanso y asentamiento de su pueblo, que dejaría la tiranía de Egipto. El Rey David, tuvo una cualidad que todo emprendedor debe tener, como lo es la perseverancia. Después de rechazos, luchas y mucho esfuerzo llegó a convertirse en Rey de Judá y posteriormente de Israel, convirtiendo ambas naciones en un solo reino. Siguiendo esa línea su heredero Salomón, convirtió el reino en uno de los más prósperos y su fama cruzó fronteras (1 Reyes 10:23-24). La Biblia habla de muchos emprendedores, algunos empresarios como Abraham (Génesis 13:2) y Job (Job 1:3); y otros con papeles directivos como el Rey Josías, que realizó una reforma moral volviendo a los valores que habían sido rechazados por otros gobernantes (2 Reyes 23:1-25). También nos habla de emprendedores que trabajaban de manera dependiente, pero con su talento y valores lograron alcanzar posiciones importantes, como lo fue el caso de José (Génesis 41: 39-44), que se convirtió en primer ministro de Egipto a pesar de ser un extranjero; repitiéndose una historia parecida con Daniel, que fue asesor del Rey de Babilonia (Daniel 1:17-21). Y más tarde vemos a un esforzado Pablo trabajando con muchas ganas como constructor de tiendas –que eran las viviendas de la época- para conseguir su sustento y trascender en la historia de la humanidad cumpliendo el extraordinario papel de llevar las buenas nuevas de Jesucristo (Hechos 18:3-4; 2 Tesalonicenses 3:8).

En otros campos, el descubrimiento de América fue un gran emprendimiento que implicó mucho riesgo y esfuerzo, partiendo por romper paradigmas de miles de años que estaban alojados en la clase intelectual de la época, que aún creía que la tierra era cuadrada. En territorio de la actual Panamá, tan solo 40 años después de la expedición de Colón, tres personas que estaban dispuestas a asumir un gran riesgo para cambiar su futuro decidieron hacer una nueva empresa llamada “la empresa de la conquista”. Estos tres personajes: Francisco Pizarro, Diego de Almagro y Hernando de Luque, se asocian para emprender la ruta con destino a la conquista del Birú, que era la manera como se le llamaba al Imperio Inca. Y de esta manera si continuamos repasando muchos acontecimientos de la historia de la humanidad, vamos a encontrar cientos de eventos, y en todos estos hallaremos ciertas características que definen a las personas que tienen el perfil para emprender. En todos los campos vamos a encontrar emprendedores, desde la política, la ciencia, la medicina, la empresa, la educación, etcétera. El emprendimiento es transversal a todas las actividades y es una característica primordial de todos aquellos seres humanos que han logrado pasar a la historia. Más adelante este relato continuará.

¡Que tenga una excelente semana! ¡Dios le bendiga!

©Guillermo Cabanillas Holguín, 2016. Puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.


Incubando en la universidad

                                                    incubadora-de-empresas

Desde hace varios años la mayoría de instituciones de educación superior en América Latina, han ido incorporando en sus estructuras organizacionales la creación de departamentos o centros dedicados a promover la creación de empresas. Algunas de estas áreas fueron creadas bajo el modelo de las ya tradicionales incubadoras de empresas. Su público objetivo en primera instancia son los estudiantes, pero irónicamente su tasa de participación es baja en comparación con el resto de la población de beneficiarios de cada centro, siendo muchos de ellos procedentes de otras instituciones y muchos aún sin estudios universitarios. Esto se debe principalmente a que quizás no hemos hecho una lectura correcta del enfoque que debe tener cada uno de estos centros, considerando la idiosincrasia de cada país.

Partimos por la premisa, que para hacer una empresa no es necesario ir a la universidad. Muchos de los grandes empresarios que ya forman parte de la historia, desertaron o ni siquiera fueron a realizar estudios superiores. Lo cual no es una excusa para no ir a la universidad, pero si los es, para romper el paradigma tradicional que motiva a la mayoría de personas a acudir a una institución universitaria. Muchos van a la universidad solo por obtener un título universitario, la minoría va para aprender una profesión. En nuestra sociedad, un título universitario se ha convertido en la manera para ganar un “status” social, cambiar la denominación de un contrato de jornales a servicios profesionales, o simplemente cumplir con un requisito. Entonces si esa es la motivación de muchos jóvenes, ¿Cuál debería ser el papel de los centros o departamentos de emprendimiento?

El papel fundamental de un centro de emprendimiento es su proyección a la comunidad, a la par de ir sumando a aquellos estudiantes que tienen la vocación de hacer empresa. Se deben romper las barreras de los claustros universitarios para convertirse en el aporte de la academia al progreso de las personas, sin importar que hayan seguido estudios, pero que sí cuenten con las competencias y ganas de emprender. Por otro lado, no solo limitarse a la creación de empresas, también tienen que desarrollar programas que aporten a la productividad de las personas, especialmente para aquellos que buscan desempeñarse como dependientes. Probablemente, para muchos estudiantes podría ser hasta más atractivo este último punto, especialmente para aquellos que tienen el objetivo de obtener un buen empleo al concluir sus estudios. Las empresas requieren de profesionales con actitudes personales, para poder liderar, trabajar en equipo, comunicar ideas sin temor y con seguridad. Es aquí una nueva oportunidad para los centros de emprendimiento que nacieron en claustros universitarios, para que rompan esquemas y pongan en marcha más iniciativas, que brinden un aporte en aquellos aspectos que las diversas escuelas profesionales no han puesto cartas en el asunto. En fin su principal objetivo es contribuir al desarrollo y generar un impacto socioeconómico en la comunidad. Y para lograrlo existen mil maneras de hacerlo y no encerrarse en las aulas.

¡Que tenga una excelente semana y que Dios le bendiga!

©Guillermo Cabanillas Holguín, 2016. Puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.


Empezando el 2016

                                                       2016

Cada año lo recibimos con las esperanzas renovadas, creyendo que será mucho mejor que el anterior. Confiamos que podremos hacer mucho mejor las cosas, y que capitalizaremos de una forma más efectiva toda la experiencia acumulada para impulsar iniciativas que nos generen una mayor rentabilidad.

El primer día del año empieza la cuenta regresiva para la ejecución de los presupuestos. Existen personas que no le dan la debida importancia a la planificación, y elaboran sus presupuestos como un simple protocolo para cumplir. Ni siquiera se preocupan por analizarlos adecuadamente acorde a las circunstancias y expectativas requeridas. Se limitan a realizar un copy y paste del presupuesto del año anterior, y dicen: ¡En el camino lo vamos modificando!

Debemos considerar que cada año es diferente, y es una obligación adaptarnos a la realidad de cada circunstancia. Es por eso la necesidad de planificar de manera apropiada y con criterio, fruto de una reflexión de los objetivos a cumplir. Tengamos en cuenta que en ese proceso de planificación hay que diferenciar entre lo urgente y lo importante. Muchas cosas o todo es importante. Pero como los recursos son limitados, establecer prioridades es fundamental, sin caer en el extremo de descuidar todo y después convertirnos en “bomberos de la gestión”, “apagando incendios” de último momento.

Este 2016 se presentará con eventos complicados, algunos de los cuales ya los estamos experimentando y tenemos que ver los mecanismos necesarios, para que no nos afecten negativamente. Uno de estos eventos, es el Fenómeno del Niño, que ya está generando catástrofes en el cono sur de Sudamérica (vemos las inundaciones en Paraguay y Argentina). En otros países ya se experimentan cambios de temperatura, aumento de lluvias en la costa y sequía en la sierra, que según manifiestan los expertos aún es el inicio. Pero como sabemos, en cosas de clima nada está dicho, por eso vale la pena prepararnos.

La planificación también es una oportunidad para desarrollar emprendimientos, como lo fue en el Estado de Florida (Estados Unidos), donde las catástrofes generadas por los huracanes, generó la aparición de negocios dedicados a proteger las viviendas, creando productos para puertas y ventanas. Nuestra realidad es completamente distinta, porque en el caso de los afectados por las inundaciones la mayoría son de pocos recursos. Pero esta situación lamentable, nos tiene que llevar a reflexionar, y a poner en práctica nuestra creatividad para desarrollar iniciativas que permitan reaccionar ante esto. Además, este tema no es nuevo, con Fenómeno del Niño o sin él, cada año ya se experimentan este tipo de catástrofes en las zonas ribereñas. Y es tiempo que se pongan en marcha estrategias innovadoras que brinden una solución definitiva a este problema. La principal causa de esto, tiene que ver con lo que mencioné al principio: Aún no se está tomando en serio la planificación. Se escucha el mensaje pero se deja todo a última hora, cuando el agua ya llega a la orilla de la cama. Esto debe cambiar.

¡Dios le bendiga y guíe y que tenga un excelente 2016!

©Guillermo Cabanillas Holguín, 2016. Puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.


El año que se va

2016 Calender on the red cubes

Esta semana realicé una excepción por ser la última del año, así que opté por publicar hoy jueves y no ayer (miércoles) como lo tengo establecido. Preferí hacerlo hoy por ser 31 de diciembre y víspera a entrar a un nuevo año y nuevo lustro.

Un año más que se va, y antes de cerrarlo siempre es bueno hacer una reflexión de cómo nos ha ido y rescatar las lecciones aprendidas de todas las experiencias, para empezar con fuerza el año que se viene.

                                                              Wall_Street_-_New_York_Stock_Exchange

El 2015 no ha sido fácil, en el plano económico podemos observar eventos relevantes a nivel global. Destacando la recuperación progresiva de la economía de los Estados Unidos, después de la crisis de los últimos años. Este avance, ha traído como consecuencia, el incremento en la confianza de su moneda, apreciándose con respecto a las monedas locales. A esto se suma las medidas tomadas por la Reserva Federal (FED) de los Estados Unidos de incrementar las tasas de interés de referencia. Estas situaciones han generado un impacto positivo en los exportadores a este país, ya que sus costos y gastos los realizan en moneda local, pero sus ingresos los reciben en moneda estadounidense. En la población en general, un grupo de beneficiados han sido las personas que reciben remesas del exterior, ya que al tipo de cambio local hoy reciben más por el mismo monto. Por otro lado, los productos que dependen de las importaciones han incrementado su precio, siendo las familias de escasos recursos las mayormente afectadas. En las clases medias, aquellos que tienen deudas pendientes en dólares americanos y reciben sus salarios en moneda local, verán disminuidos sus ingresos.

Mientras que por otro lado el gigante asiático China, tuvo un año con un retroceso en su crecimiento, después de varios años de avance sostenido. Esto ha tenido un impacto que se ha sentido más en América Latina, especialmente en aquellos países que han visto disminuidas sus exportaciones a este país. De la misma manera, al caer la demanda de commodities (como es el caso de los metales) por parte de China, ha generado que el precio internacional de materias primas disminuya, por lo tanto los ingresos de países como por ejemplo pasa en el Perú, donde economía depende mucho de la exportación de minerales.

En el plano político, este año que se va nos da luces de una serie de cambios en el panorama de España y América Latina para los próximos años. La región latinoamericana ha experimentado movimientos en el ajedrez político, los cuales han sido más notorios en el último mes del año. En el Poder Ejecutivo argentino, el Kirchnerismo deja el mando después de tres periodos de gobierno, para darle la posta al Macrismo. En Venezuela, el cambio se da en el Poder Legislativo, donde la oposición ganó la mayoría de escaños en la Asamblea General Venezolana (aún nos queda esperar el próximo 5 de enero para ver cómo se concreta este cambio). Mientras tanto Brasil vive una crisis política que se ha venido agudizando desde hace unos meses, a causa de los diversos casos de corrupción que han afectado la popularidad de su presidenta, quien está en riesgo que se le formule un juicio político. Todo lo contrario experimentó España, al convertirse el partido PODEMOS en la tercera fuerza política, un movimiento que surgió de los denominados “indignados”, de filiación izquierdista y cuyo líder es admirador del chavismo venezolano. Así que el año que viene veremos como se moverán las fichas políticas, y todo esto generará impacto en las familias.

Ambos aspectos mencionados, son importantes observarlos ya que tienen una relación directa con los emprendedores. Tanto el aspecto político como el económico van de la mano y son fundamentales para observar el desenvolvimiento de la masa empresarial, con la finalidad de establecer un norte y buscar oportunidades. Los cambios políticos van a traer efectos en las economías. Mucho más si las posturas políticas son diferentes a las de los antecesores, tal como lo estamos viendo en la Argentina, donde ya se empezaron a tomar medidas para liberar nuevamente su economía, quitando progresivamente la intervención estatal, la cual fue característica del gobierno anterior.

La palabra crisis siempre estará presente en el vocabulario, pero de la misma manera lo estará la palabra oportunidad. Así que aprovechemos las horas que nos quedan del 2015 para hacer un balance de este año, aprendiendo de todas las experiencias tanto negativas y positivas. Porque es tiempo de retomar fuerzas y prepararnos para empezar el nuevo año buscando nuevas oportunidades para emprender.

¡Dios le bendiga y que tenga un próspero 2016 colmado de emprendimientos!

© Guillermo Cabanillas Holguín, 2015. Puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.


A propósito de la navidad

                                            pesebre

“Quien, siendo por naturaleza Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a que aferrarse. Por el contrario, se rebajó voluntariamente, tomando la naturaleza de siervo y haciéndose semejante a los seres humanos.” (Filipenses 2:6-7) 

En estos días de temporada navideña, donde existe mucha sensibilidad por lo que representa este tiempo, es una oportunidad para poder rescatar los valores que simbolizan esta fecha y que son tan necesarios en las personas, sobre todo para aquellas que aspiran a tener posiciones de liderazgo y encaminar sus organizaciones hacia el éxito, ya sea de carácter social o empresarial. Uno estos valores es la humildad.

La Biblia no nos da una fecha exacta de cuando fue el nacimiento de Jesús, pero sea cual fuere el día, el significado de su nacimiento debe llevar a creyentes y no creyentes a una reflexión, teniendo en cuenta la algarabía de este tiempo del año. La representación en retratos, pinturas y diversas imágenes del famoso pesebre de Belén, como un símbolo de la navidad; nos permite embellecer aquel momento, que en realidad debe haber sido una experiencia dramática en la vida de aquellos jóvenes padres del primer siglo, al no encontrar posada para el nacimiento de Jesús y teniendo como única alternativa refugiarse en un establo.

Belén o Efrata era un pueblo menospreciado en la época. Pero a pesar de esto, desde los escritos del antiguo testamento, ya se mencionaba como el lugar donde nacería el Mesías. El mismo Rey David, era oriundo de este pueblo, y también experimentó el rechazo al no ser considerado por su padre entre las alternativas que buscaba el profeta Samuel, para elegir al nuevo rey de Israel en reemplazo de Saúl. Sabemos, que este rey a pesar de sus errores y sin importar su apariencia física, era considerado como un hombre conforme al corazón de Dios. Y durante su época de liderazgo, la nación vivió una temporada de prosperidad, la cual fue consolidada bajo la batuta de su descendiente, el rey Salomón.

Si tenemos una actitud de empatía, y nos ponemos a ver fríamente lo que es un pesebre, descartando las figuras poéticas que lo hermosean podríamos decir: ¡Qué lamentable que un niño nazca y sea puesto en un recipiente que es utilizado para alimentar animales! La suciedad y los bichos impregnados en la paja alojada en ese depósito, habrán rodeado a aquel bebé indefenso, que para los que creemos, es Dios encarnado en un ser humano como nosotros. Pero esa es la lección divina de humildad que rescatamos en este tiempo de navidad, que un grande se hace pequeño y nace como el más pobre de los pobres.

La humildad marca la diferencia en las personas y las engrandece. Un profesional humilde tiene esa disposición para aprender constantemente, sin importar su ubicación en el organigrama de una empresa. Un empresario humilde tiene esa capacidad para aprender de los errores, reconocer lo que realmente le interesa a sus clientes, servir a sus trabajadores viéndolos como socios colaboradores. Que esta temporada de fiestas nos permita reflexionar sobre qué tan humildes estamos siendo en nuestra vida personal y laboral. La navidad no solo es tiempo para aumentar las ventas, es una época para meditar sobre cómo podemos ser mejores personas. Queramos o no, este factor también será determinante para alcanzar el éxito tan anhelado en nuestros emprendimientos.

En esta época, la navidad se ha convertido en un tiempo netamente comercial, y se ha dejado de lado su verdadero sentido. Por eso quiero cerrar la publicación de hoy compartiendo un video de John MacArthur, donde explica el verdadero significado de la navidad.

¡Dios le bendiga y que tenga una feliz navidad!

© Guillermo Cabanillas Holguín, 2015. Puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.


¡Que le corten la cabeza!

A raíz de los resultados de la elecciones parlamentarias en Venezuela, me lleva a meditar sobre la situación de los emprendimientos empresariales en países con posturas ideológicas -que en algunos casos con buenas intenciones, y en otras con un plan personal de por medio para perennizarse en el poder- han ido en las últimas dos décadas con sus diversos matices y estilos ser parte del panorama de América Latina. El jueves 10 de diciembre el Kirchnerismo culminó una etapa en la hermana Argentina, y el domingo pasado, el Chavismo empezaba a mostrar sus debilidades, siendo derrocado en las urnas por la misma voluntad de la gente, que al ser tan abrumador el resultado, este ya no podía taparse con los dedos.

Hace varios años se hizo viral en Internet, un video del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez Frías recorriendo las calles de Caracas – acompañado de su hija y un grupo de simpatizantes con remera roja y remunerados por su gobierno- al mismo estilo de la Reina de Corazones de la novela Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas del británico Lewis Carroll, que ante cualquier mínimo incidente mandaba a cortar la cabeza, en este caso Chávez no dudaba en decir con firmeza: ¡Exprópiese! Con argumentos que hasta parecían cómicos, porque como Venezuela era su Reino y Caracas su feudo, más importante era la habitación donde según él, Bolívar vivió recién casado, antes que el progreso de la ciudad. Y sucesivamente, todo edificio de dicha zona que se dedicaba a alguna actividad comercial recibía la misma sentencia.

Años después, un debilitado Nicolás Maduro asumió el mando aplicando medidas aún más intervencionistas, abusivas y nada inteligentes, creyendo que es el mercado contra él, sin darse cuenta que sus acciones eran las destructivas. Dándose de empresario “justo” estableciendo precios como si él invirtiera y fuera dinero de su trabajo, maltratando a los emprendedores por todo lado, inventando reglas innecesarias, quitando esas ganas de progresar de la gente. ¿Cuántos negocios fueron abusivamente intervenidos? Exigiendo que se venda por debajo de margen de costo (o sea a pérdida), y encima con una moneda devaluada y una inflación por las nubes.

Teniendo en cuenta este cambio que se avecina progresivamente en Venezuela, es necesario reflexionar. Porque sería de mal gusto que este resultado solo sea alimento de egos, canje de camiseta, colores y partidos, y las cosas sigan igual. Es necesario reafirmar la importancia de las libertades, para poder fomentar la cultura del emprendimiento en nuestra gente. Es lamentable que algunos digan, no me conviene poner un negocio, porque me lo quitan o me destruyen; esto ha vivido Venezuela, Cuba y otros países, y no debemos permitir que esto se vuelva a repetir.

Que este sea realmente el inicio de una etapa diferente para América Latina. Son tiempos nuevos, pero de nada sirve cambiar de época si seguimos viviendo de la misma forma. No somos nadie para mandar a cortar la cabeza, es la gente que tiene en sus manos tomar las decisiones partiendo por las urnas y defendiendo su voto, y sobretodo identificando quienes les dan las mayores garantías para el progreso. ¡Dios bendiga Latinoamérica!

© Guillermo Cabanillas Holguín, 2015. Puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.


Más actitud que conocimiento

hormiga1

La mayoría de los centros de formación han enfocado sus currículos a la enseñanza de conocimientos. Esto lo vemos desde la etapa temprana hasta la educación universitaria. Existen personas que se matriculan en cualquier curso que encuentran, convirtiéndose en coleccionistas de certificados, pero muy pocos logran canalizar las herramientas aprendidas.

Vemos en las clases de los recintos universitarios, las carencias que tienen los estudiantes para ser más competentes. Creemos que si se aprenden de memoria un concepto o si dominan una técnica determinada ya tendrán asegurada una plaza laboral. Cuando en el mundo globalizado que vivimos existen aspectos aún más importantes, que hacen a una persona marcar la diferencia con respecto al resto.

Liderazgo y proactividad son actitudes que a veces se toman a la ligera. Y en los centros de estudios estos temas en su mayoría son tratados desde el punto de vista teórico. Más allá que enseñar definiciones, necesitamos que las personas desarrollen estas actitudes en su vida. Un directivo no piensa contratar a un joven que conozca el concepto de proactividad, le interesará observar si así como sabe el significado, también lo pone en marcha cada día.

Muchos jóvenes en sus aulas de clases han acumulado mucha información, pero a veces no tienen la capacidad de comunicarla, y hasta se ponen nerviosos cada vez que les corresponde realizar una exposición al frente de todos sus compañeros. Una simple presentación en el aula puede significar mucho, ya que la forma como se realice va a contribuir más adelante en la vida profesional. Ya no se hablará de geografía (salvo que se dedique a esta profesión) pero si de cualquier tema, desde exponer un proyecto para la empresa, introducir un nuevo producto, explicar algún caso ante un directorio, etc.

Es por eso que debemos trabajar un poco más en desarrollar las actitudes, sin descuidar los conocimientos. Aquellas organizaciones educativas que tengan este punto de vista, van a contribuir con personas que marcarán la diferencia en la sociedad. En el campo universitario, si  hacemos una observación de los criterios de admisión estudiantil que tienen las universidades más prestigiosas del mundo, veremos que en suma a los conocimientos, uno de los aspectos que define la aceptación de un candidato son las actitudes. Y esto se debe a que son conscientes que en el mundo laboral este aspecto será determinante para alcanzar el éxito profesional.

Usted puede tener el auto más hermoso y veloz del mundo, pero si no tiene combustible de nada sirve. Lo mismo pasa con las personas, pueden saber mucho y tener muchas habilidades, pero si no las quieren poner en práctica, están de adorno. ¡Que Dios le bendiga y guíe!

© Guillermo Cabanillas Holguín, 2015. Puede reproducir y distribuir este material, siempre que sea sin fines de lucro, sin alterar su contenido y reconociendo su autor y procedencia.